Haz tu

Ty and Lee New

ty and lee new“Entonces papá, esto significa que ya no tenemos que comer frijoles, ¿verdad?” un niño le preguntó a su padre con entusiasmo. “Claro que si mi hijo, esto es Guatemala y siempre comeremos frijoles,” respondió el padre. “¿Por qué preguntas?”

“Porque,” exclamo el niño,” ¡ya somos ricos ahora que tenemos una casa bonita!”

Esta fue la historia de una familia que recientemente recibió una nueva casa de la organización Constru Casa. Nosotros tuvimos la oportunidad de construir tres casas con nuestras propias manos. Esta historia cambió totalmente nuestra mentalidad de construir casas para familias y el impacto profundo que podemos tener sobre su futuro.

Sinceramente, llegamos a Guatemala para construir casas con una mentalidad puramente basada en las necesidades. Sabíamos que teníamos un verdadero llamado de Dios de ir a ayudar a los necesitados. Habíamos hecho nuestras debidas diligencias en Constru Casa, para nuestra llegada y habíamos visto fotos de “antes y después” de proyectos de vivienda. Sabíamos lo pobre que era el país. Sabíamos que había un sin número de familias que necesitaban nuestra ayuda. Sabíamos que era una tierra de fuertes lluvias, terremotos y erupciones volcánicas. Para nosotros, el proceso tenía sentido. Miramos fijamente fotos de casas que se mantienen unidas por tallos de maíz, hojalata desechada y básicamente cualquier otra materia que pudiera crear un refugio. Entonces vimos fotografías de rostros sonrientes delante de una nueva y robusta casa de block. El proceso tenía sentido. La gente necesita casas, nosotros las ayudamos a construir y ahora todas las familias viven felices para siempre en su nueva casa.

Sin embargo, después de haber oído la historia del chico que recibió una nueva casa de Constru Casa y creyó inmediatamente que su familia era rica, nos dimos cuenta que sólo habíamos arañado la superficie de la comprensión del proceso. Nos dimos cuenta de que necesitaban casas por necesidad natural pero que es también algo más profundo que eso. Ese niño crecerá con orgullo sabiendo que ahora tiene una casa de la que podrá estar orgulloso. Le imaginamos yendo al colegio y diciéndole con emoción a todos sus amigos acerca de su nuevo alojamiento, y por primera vez, invitándolos a jugar en su casa. Nos dimos cuenta de que esta construcción de orgullo significa mucho más que la construcción de cuatro paredes y un techo. Nos dimos cuenta que con una nueva casa, un lugar que podrán mantenerse seco, limpio y fuera de los elementos duros, una familia podrá realmente comenzar a cuidarse el uno con el otro. Con una nueva casa, una familia puede finalmente concentrarse en otras necesidades básicas de la vida tales como la salud y la nutrición. Bueno, consideramos la construcción de viviendas dentro de un pequeño margen de tal manera que nos quedamos impactados cuando entramos de nuevo y nos damos cuenta del profundo impacto que la posesión de una casa segura puede tener en una familia. No hay una sensación más humilde que entender que la posesión de una casa, algo que siempre hemos dado por sentado, puede realmente cambiar la vida de alguien.

Seguimos adelante en la construcción de dos casas más, ahora con una mejor comprensión de la importancia de nuestro trabajo. Esta comprensión nos ayudó, porque no se puede negar que la construcción de casas es un trabajo muy duro. Había días en que no queríamos despertar para trabajar. Había días en que nuestros callos tenían callos y que, literalmente, no podíamos agacharnos y levantarnos de forma natural. Había días en que no podíamos con la barrera del idioma o un almuerzo frío. PERO, luego había días en que El Señor nos recordó por qué estábamos allí. Había días en que tomamos el almuerzo como parte de la familia. Había días en que no podíamos separarnos de niños risueños y juguetones. Luego había días como el que cuando nuestros padres llegaron a visitarnos para hacer un recorrido por varias de las casas que habíamos construido. En días como éste, no podríamos haber sido más felices, y el pensamiento de los dolores de espalda o callos no podría estar más lejos de nuestras mentes.

Trabajar para Constru Casa fue la mejor experiencia de nuestras vidas. Lo recomendamos a cualquiera persona que sienta el llamado a ayudar. Creemos ciertamente que hemos recibido tanto de las familias que ayudamos como hemos dado. Hemos aprendido mucho acerca de nosotros mismos, y aprendimos que se necesita trabajar como sirviente para entender realmente por qué estamos aquí. Tenemos planes a volver tan a menudo como sea posible, y estamos ansiosos.

“Jesús le dijo: Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes y dáselo a los pobres, y tendrás tesoro en cielo; luego, ven y sígueme.”
Matthew 19:21

Que Dios los bendiga
Ty & Lee

Noticias

emergency newsletter fuego esp

Donación botón

Historias

El año de suerte para Miriam

Screen Shot 2017 04 21 at 4.00.51 PM¡Gracias a Home for a Home, este año es un #LuckyYear para Miriam Magdalena y su familia en Santa Cruz Balanyá!

Leer más...

Noticias

Boletín Junio 2019

Boletin junio 1 Español

Boletin junio 2 Español

Boletin junio 3 Español

Boletin junio 4 Español

 

Donación botón

Sitio Web | Contactenos | Facebook | Donación

{unsubscribe}If you're not interested any more » unsubscribe{/unsubscribe}

This e-mail contains graphics, if you don't see them » view it online.