Haz tu

Circunstancias de Vida

Un gran porcentaje de la población de Guatemala vive en situaciones precarias, viviendo con lo básico para su subsistencia diaria o con menos de ello. El salario que devengan es utilizado para la compra de artículos de primera necesidad. La pobreza en Guatemala se encuentra en muchos factores sociales, económicos y políticos, manifestado en analfabetismo, problemas de salud y un gran déficit de vivienda.

La situación de la vivienda en Guatemala se caracteriza por cuatro condiciones deficitarias básicas: condición de tenencia de la vivienda, acceso al agua segura, acceso al saneamiento y calidad de la vivienda. En el campo y zonas urbanas marginales las viviendas muchas veces han sido improvisadas por lo que carecen además de servicios mínimos de drenaje, agua, luz y los materiales que por lo general utilizan son cartón, lámina, piedras, bajareque, pedazos de madera. Quienes las habitan se encuentran en situación de hacinamiento y están expuestos a situaciones insalubres, inclemencias del ambiente y desastres naturales. Según el Ministerio de Comunicaciones y Vivienda, en el 2,004 el déficit habitacional llegó a 1, 021,592 unidades (410,097 viviendas nuevas que deben construirse, y 611,495 viviendas en malas condiciones).

Además de la escasez de viviendas, los huracanes y tormentas tropicales causan grandes daños y dejan un gran número de personas sin casa y hogar. El huracán Stan causó mucho daño en octubre del 2005, y a finales de mayo 2010 la tormenta tropical Agatha azotó Guatemala duro, destruyendo miles de hogares.

Noticias

emergency newsletter fuego esp

Donación botón

vivir1

vivir2

vivir3

Historias

El año de suerte para Miriam

Screen Shot 2017 04 21 at 4.00.51 PM¡Gracias a Home for a Home, este año es un #LuckyYear para Miriam Magdalena y su familia en Santa Cruz Balanyá!

Leer más...

Testimoniales

AMAURY, BELGICA

Screen Shot 2017 04 21 at 4.12.15 PM

AMAURY, BELGICA 

Son las 7:30 am. La ciudad de Antigua ya resuena. Los scooters y tuc-tucs pasan volando por las calles. En los buses, los ayudantes de los conductores cuelgan de la puerta gritando el destino de sus vehículos a quienes pasan por el lugar. Pero a pesar de este ajetreo de la gente, la naturaleza está presente para recordar su dominio, con los volcanes y montañas que rodean y pasan por lo alto de la ciudad.

¡Es maravilloso!

Frente al Parque de San Sebastián; espero junto a Paul, otro voluntario que viene de Florida, la llegada de nuestro conductor Mario. Él es un albañil guatemalteco y nos llevará al pueblo de Santa Cruz Balanyá. 

Así es como comenzó mi primer día. Ese día, aún no podía imaginar la experiencia tan increíble que tendría aquí, en Guatemala…

Las primeras dos semanas trabajé con Paul, Mario y otros trabajadores guatemaltecos en la construcción de 3 casas para 3 familias menos privilegiadas en Santa Cruz Balanyá. No son casas grandes con piscina o una cancha de tenis. Son solamente pequeñas casas construidas con blocks y un techo de lámina, y tienen 2 habitaciones (una es un dormitorio para toda la familia, y la otra es un pequeño baño). Son pequeñas, pero tienen lo necesario. Lo más importante es darle un techo a esas familias.  

Las últimas dos semanas participé en la construcción de una escuela en otra ciudad, Ciudad Vieja. Era un proyecto grande. Por ello, estaba con un gran equipo de albañiles y trabajadores: Bimbo, Otto, Chipilin, Carlos, Carlos (también), Luis, Luis (también), Marvin (alias “Tres Puntos”, por su tatuaje con 3 puntos en la frente) y Edwin. ¡Fue un equipo muy lindo! Durante los recesos, compartíamos nuestra comida y jugábamos fútbol juntos.

Antes de ser voluntario no tenía la experiencia en construcción, pero eso no fue un problema. ¡No importa tu edad o habilidades, serás de mucha ayuda!

Durante mi experiencia como voluntario, pude viajar todos los fines de semana. Escalé el Volcán de Pacaya y cociné malvaviscos sobre la lava, exploré los Templos Mayas en la selva de Tikal, nadé en las piscinas naturales y turquesas de Semuc Champey, navegué en el Lago de Atitlán y dormí en la cumbre del Volcán Acatenango, iluminado por erupciones del vecino Volcán de Fuego.

Pude ver muchas ciudades y paisajes, pero mi mejor experiencia fue la convivencia con la gente guatemalteca. Viví con una familia guatemalteca, comí comida guatemalteca y trabajé cada día con trabajadores guatemaltecos. Creo que cuando exploras un país como turista, sólo llegas a conocer una pequeña parte de él. De hecho, puedes viajar más mientras estás sentado platicando con un local.

Luego de mi tiempo como voluntario con Constru Casa, estoy seguro de una cosa: puedes explorar el mundo sólo por medio de la gente.

 

 

 

 

 

 

Leer más...